automatización industrial

La automatización industrial de los procesos productivos a la que asistimos desde hace décadas ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años gracias al desarrollo y abaratamiento de la tecnología y las comunicaciones necesarias para ello.

Cuando una empresa decide invertir en automatización persigue una serie de objetivos claramente relacionados con el mercado competitivo en el que nos encontramos:

  1. Mejorar sus tiempos de fabricación.
  2. Mantener un nivel de calidad uniforme en el tiempo.
  3. Mejorar la productividad.
  4. Reducir los costes.
  5. Adaptar la producción a las necesidades del momento según la demanda.

En Oliver + Batlle trabajamos en la automatización de su fábrica tanto a nivel de una máquina concreta como de procesos o de planta productiva completa. Dentro de nuestra gama de equipos de fabricación, existen máquinas con un alto nivel de automatización, destacando los sistemas de control CP (control de proceso) de nuestras máquinas de molienda, sistemas de control integrales en los agitadores industriales, y las gamas de envasadoras automáticas FLASH, y dispensador de envases PAILMANAGER.

A nivel de proyectos de plantas productivas, nuestro equipo de ingeniería junto con el Director de Proyectos diseña, desarrolla y ejecuta cada uno de los elementos necesarios para poner a su disposición un equipo o una planta de fabricación óptima.

¿Qué es la automatización industrial?

Se puede definir la automatización industrial como la aplicación de la tecnología a los procesos de producción, fundamentalmente para el control y monitorización de las máquinas, con la intención de realizar las tareas repetitivas de forma automática con la mínima intervención humana.

Dispositivos, informática y comunicaciones se unen en los sistemas automatizados con el fin de dotar de una mayor autonomía a los procesos industriales. La unión de estos 3 factores junto a los avances en las técnicas de producción y el desarrollo de la tecnología inteligente ha dado lugar a lo que muchos teóricos han denominado la Industria 4.0 o la Cuarta Revolución Industrial. Desde la automatización de los sistemas de control hasta la robótica industrial, el machine learning, la inteligencia artificial, la nanotecnología o el Internet of Things (IoT) están llamados a cambiar los procesos de fabricación tradicionales.

En el ámbito de la fabricación de pinturas, revestimientos, productos agroquímicos, plastisoles, etcétera, a través de la automatización se pueden controlar un gran número de variables de proceso como son:

  • la temperatura,
  • el caudal,
  • la velocidad,
  • la presión,
  • los niveles de líquido,
  • el rango de volumen,
  • etcétera.

Además, se pueden crear equipos que complementen a las máquinas de proceso: agitadores, dispersores, mezcladoras y envasadoras industriales, para la realización de tareas concretas. Es lo que en O+B llamamos nuestros Complementos para la Automatización, que pueden realizar tareas como:

  • la limpieza de tuberías,
  • la incorporación de sólidos por vacío en mezcladoras y dispersoras,
  • la automatización del proceso de desensacado en sistemas de transporte de sólidos o equipos de producción,
  • la descarga de big-bags para la incorporación de sólidos,
  • sistemas de limpieza automática de máquinas,
  • sistema automatizado de gestión de materias primas para su almacenaje, transporte y dosificación,
  • etcétera.

Los sistemas automatizados utilizan elementos de hardware y software para llevar a cabo la función para la que han sido diseñados. Sensores, actuadores, sistemas de control, PLC, robots…, se diseñan de forma específica según las necesidades de cada proyecto.

tipos de automatización industrial

Tipos de automatización industrial

Los tipos de sistemas de automatización industrial que más se utilizan son:

  • sistemas fijos,
  • automatización programable,
  • automatización flexible y
  • sistemas integrados.

Automatización fija

Se trata de sistemas automatizados diseñados para agilizar procesos concretos. Son utilizados principalmente en la fabricación de productos idénticos que no necesitan de una personalización.

Automatización programable

Es aquella que permite reconfigurar y ajustar tanto las máquinas como el software según la personalización del producto. Es la más utilizada para la fabricación de productos por lotes según las distintas especificaciones puesto que facilitan el cambio de artículos a producir.

Sistemas de automatización flexible

Son aquellos sistemas que adaptan su configuración de forma automática a las características del producto que se va a fabricar sin necesidad de ser reconfiguradas. Las distintas versiones deben ser configuradas desde el inicio del proyecto.

Sistemas integrados

Gracias a la programación y a los sistemas de control de la producción se puede llevar a cabo la automatización de diferentes máquinas, procesos, robots, grúas, cintas transportadoras… De esta manera se consigue controlar y monitorizar todo desde un único sistema de control.

Ventajas de la automatización industrial

Como comentábamos al principio en los objetivos que pueden llevar a un fabricante a invertir en la automatización de sus máquinas o su planta de producción completa, la automatización de procesos industriales supone una serie de ventajas como:

  1. Aumento de la productividad: al mejorar los tiempos de producción manteniendo el estándar de calidad homogéneo se incrementa la productividad de la máquina o la planta en general.
  2. Mejoras en la calidad: gracias al mantenimiento del nivel de calidad del producto. De esta manera se reducen los productos defectuosos y el resultado final se adapta a los estándares de calidad marcados por la compañía.
  3. Reducción de costes: reducción de productos defectuosos o de mermas, reducción de costes de parada para cambiar de producto, mayor aprovechamiento de las materias primas, etcétera.
  4. Adaptabilidad de la producción: según el tipo de fábrica y la automatización implementada se puede adaptar la producción a la demanda del momento.
  5. Mayor seguridad en los procesos: a mayor nivel de automatización, los trabajadores de la fábrica adquieren un rol menos activo en el proceso y más de supervisión y control. Un ejemplo claro del incremento de la seguridad es nuestro sistema automatizado de incorporación de sólidos por vacío, Dispervac, que elimina la emisión de polvo en el ambiente de trabajo evitando la creación de atmósferas nocivas para los trabajadores y para el medioambiente.
  6. Mayor movilidad gracias a la posibilidad de implementar sistema de control y supervisión remota.

CTA complementos automatización

En Oliver + Batlle contamos con una amplia experiencia en la automatización de máquinas de procesos y plantas de fabricación completas. Ofrecemos soluciones integrales diseñadas según las necesidades de cada proyecto. ¡Contáctenos!

Comparta con nosotros cualquier duda o experiencia a través de los comentarios y síganos en LinkedIn  para mantenerse al día de nuestras novedades.