Esp | Eng

Sistema CIP de limpieza

La casi totalidad de las envasadoras de Oliver + Batlle (a excepción de la Flash 1100) disponen del sistema automático de limpieza CIP de tolvas y dosificadores, que minimiza los costes y elimina los riesgos asociados a las operaciones de limpieza manual.

El sistema de limpieza CIP  (“Cleaning In Place”) funciona por recirculación de líquido a presión y consiste en una esfera de limpieza que proyecta a presión chorros de agua, disolvente o líquido limpiador que desprenden los residuos adheridos a las paredes de la tolva.

En caso de envasadoras con dos dosificadores, nuestro sistema de limpieza CIP permite diferenciar la elevación entre ambos, proporcionando la posibilidad de mantener uno de ellos en producción mientras que el otro permanece en limpieza.

Para realizar un ciclo de limpieza en nuestras envasadoras automáticas y semiautomáticas (a excepción de la Flash 1100), el operador necesitará montar la manguera de recirculación y gestionar la admisión de líquido de limpieza, las fases de recirculación, de vaciado y  los tiempos.

En nuestra envasadoras automáticas +  con software de control, gestión y mantenimiento OBmatic Fill, es posible definir previamente uno o varios perfiles de limpieza, determinando en cada uno de ellos los tiempos de admisión de producto, número de ciclos de recirculación y vaciado, incluso las velocidades y volumen del dosificador. El operador solo tendrá que sustituir la boquilla capilar de llenado por la manguera de recirculación y seleccionar en la pantalla de la envasadora el perfil de limpieza deseado. En pantalla podrá seguir el proceso hasta su finalización.

La limpieza automática de las tolvas de envasado y de los dosificadores aporta enormes ventajas al proceso productivo:

  • El proceso automático minimiza la cantidad de disolvente o de líquido limpiador utilizado. Eso se traduce en menor coste económico y menor impacto medioambiental y contaminación.
  • Los tiempos de limpieza se acortan, reduciendo también los costes del operador que se ocupa de la misma.
  • El operador no está expuesto al disolvente, eliminando los riesgos para su salud.
  • El sistema automático de limpieza permite configurar un estándar de limpieza repetible y ajustado a las necesidades del ciclo de producción, eliminando el riesgo de no trazabilidad y de contaminación entre lotes de producción.
  • El tiempo de paro entre lotes de producción se minimiza, reduciendo costes. En el caso de envasadoras de doble dosificador los tiempos de paro se eliminan, proporcionando una mayor producción: un dosificador seguirá produciendo mientras que el otro estará en proceso de limpieza.